Skip to content

Dos proyectos españoles entre los 12 ganadores de los proyectos europeos de TETTRIs

Un proyecto liderado por el CSIC para crear una colección nacional de referencia de polinizadores amenazados en España y otro encabezado por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla destinado a desarrollar un tablero digital integrador dinámico para los juncos fueron 2 de los 12 concedidos en la convocatoria que el proyecto europeo TETTRIs publicó en junio de 2023 en el marco de los esfuerzos para establecer sistemas de acceso abierto a los datos de las colecciones.

TETTRIs recibió en total 54 solicitudes de todo el continente, de las que 12 fueron aceptadas. España aparece además representada en otro proyecto: Aplicación de herramientas genómicas rentables para la delimitación de especies de alta resolución en recientes radiaciones de islas vegetales en la Macaronesia, liderado por el Insitituto Noruego de Investigación Bioeconómica (NIBIO) y donde participa el real Jardín Botánico de Madrid.

Los siete temas en los que se articulaba la convocatoria son los siguientes: Indexación de colecciones de polinizadores a nivel de especie; mejora del acceso a las listas de taxones locales y a los datos científicos relacionados con los taxones mediante flujos de trabajo pragmáticos de asignación de nombres; desarrollo conjunto del reconocimiento de imágenes basado en Inteligencia Artificial para los moluscos terrestres europeos; desarrollo conjunto del reconocimiento de sonidos de saltamontes europeos basado en la Inteligencia Artificial; técnicas moleculares innovadoras para la taxonomía; desarrollo de programas de formación para la investigación taxonómica; proyectos innovadores interdisciplinares centrados en la participación de ciudadanos científicos en el seguimiento de puntos críticos de biodiversidad.

TETTRIs asignó casi un tercio de sus 6 millones de euros a estos 12 proyectos externos que solicitaron la financiación en cascada. Estos proyectos amplían la comunidad TETTRIs más allá de los beneficiarios iniciales y ayudarán a establecer un acceso abierto a los datos de las colecciones, a diseñar y probar nuevas herramientas moleculares y de inteligencia artificial, a ensayar marcos de formación y a implicar a científicos ciudadanos en el seguimiento de los puntos críticos de biodiversidad.

More relevant news